Greedy, Greedy Goblins… o cómo estallar de codicia

GREEDY GREEDY GOBLINS

Tienen la piel verde, llevan pico y pala y son codiciosos como el que más. Así son las criaturillas de Greedy, Greedy Goblins, una de las últimas genialidades lúdicas del matemático y diseñador de juegos Richard Garfield (Magic the Gathering, Netrunner…). El título, que Alderac Entertainment Group saca al mercado a finales de marzo de 2016, mete a los jugadores en el rol de un clan de goblins dispuestos a hacerse saltar por los aires (con dinamita) con tal de extraer cuantas más gemas y el oro puedan de la montaña.

GGG_sheet3

El juego elimina el sistema de turnos alternos. Los jugadores (entre 2 y 4) empiezan a jugar a la vez. Tienen que coger losetas de un montón común e ir colocándolas después sobre las cuevas. Cuando un jugador estima que una cueva acumula el valor suficiente, la puede reclamar con uno de sus goblins y puntuar. Cada ronda termina después de que todos los goblins hayan sido colocados en las minas o se hayan agotado las losetas.

Sin embargo, no todo es tan sencillo como parece. Esta ágil mecánica oculta mucha miga. Las losetas que se van robando pueden esconder monstruos, tesoros, gemas, eventos especiales o incluso cartuchos de dinamita. Este último elemento será uno de los más deseados… y odiados. Un cartucho de dinamita duplicará la puntuación de la cueva, dos la triplicará y tres hará volar por los aires al goblin que la custodie.

0 Comment

Send a Comment

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR