Minitanks: corazones de plástico en la II Guerra Mundial

Minitanks, prototipo de juego de mesa.

1944, Región de Lorena al norte de Francia. La 4ª división blindada del general Patton avanza atronadora hacía un frente compuesto por cientos de los temidos Panzer alemanes, en lo que más tarde se conocería como la batalla de Arracourt.

Este episodio de la Segunda Guerra Mundial, considerada una de las mayores batallas de tanques de la historia, es el punto de partida que Jaime González (autor de Sector 6 y miembro de la Asociación Ludo) plantea en su prototipo Minitanks, juego de mesa que pudimos ver en el encuentro Protos y Tipos 2017 celebrado en Zaragoza. Es una propuesta para dos jugadores en la que dos pequeñas divisiones de tanques se enfrentan en un duelo táctico sobre un terreno terriblemente hostil.

Nos ubicamos en un escenario variable y con una composición inicial diferente para cada partida, compuesto por 12 cartas con 6 casillas cada una y 4 tipos de terreno, que los continuos bombardeos que podrán solicitar los jugadores se ocuparan de moldear. Dispondremos de una división compuesta por dos tanques ligeros, un tanque pesado y un tanque líder. Este último hará las veces de rey y reina, siendo a la vez nuestra pieza más poderosa y la que debemos defender a toda costa, ya que nuestro objetivo final es destruir el tanque líder rival.

¿Un abstracto con mucho tema?

Desde el primer momento, Jaime tuvo claro que el terreno y cómo desplazarse sobre él debían ser punto fundamental en su juego. Tanto es así, según nos cuenta él mismo, que la inspiración para desarrollar esta mecánica la obtuvo de un prototipo anterior que ya nos trajo a este mismo encuentro en 2016 sobre París Dakar.

De este modo veremos como los tanques ligeros se desplazan veloces entre las calles y el terreno árido, pero tienen serios problemas con los escombros, donde los tanques pesados imponen su potencia.

En Minitanks, podremos hacer uso de nuestra potencia de fuego siempre que nuestros carros de combate dispongan de línea de visión directa con el enemigo. Siempre ortogonal, como el movimiento, y sin edificios ni otros tanques que la corten. El enemigo recibirá nuestro impacto si su blindaje es inferior al nuestro, o hemos atacado los puntos más débiles del mismo, y quedará inutilizado hasta que su dueño decida repararlo… ¡O usarlo como escudo! 

El escenario, los movimientos y el daño están tan bien equilibrados que nos hacen sentir desde el primer momento que nos enfrentamos de tú a tú en una batalla táctica de tanques de élite. Señuelos, estrategia, sacrificios, bombardeos que arrasan con todo a su paso (incluidos los tanques, sin opción de reparación)

Como la cabeza de Jaime no para y todavía es un prototipo, ya está pensando en nuevas opciones, unidades y formas de finalizar la partida. Pero aún así ha llamado nuestra atención cómo funciona tan bien con unas reglas tan sencillas, cómo la mecánica te introduce al instante en el tema, cómo de tenso puede ser vigilar continuamente que no pillen a tu líder, literalmente, con el culo al aire.

Otros artículos del Protos y Tipos 2017:

0 Comment

Send a Comment

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR