Ratland: lidera tu propio clan de ratas de alcantarilla

  • Te explicamos cómo es Ratland, prototipo de Eduardo García.


Ratland ha sido una de las revelaciones del sexto encuentro Protos y Tipos 2017 de Zaragoza. Sin duda. Es un juego de mesa familiar con unas mecáncias sencillas, que se explica en apenas cinco minutos, se desarrolla de manera fluida con una fuerte interacción entre los jugadores y además es divertídisimo. Su autor, Eduardo García, ha sabido encontrar el equilibrio necesario para que lo disfrute prácticamente cualquiera. Porque a Ratland puedes jugar al bulto, sin pensar y centrándote en el azar y las risas, pero también puedes tirar de ingenio y astucia o incluso hacer números y buscar los porcentajes más acertados para cada jugada.

En Ratland, cada jugador se pone al frente de un clan de ratas en unas sucias pero a la vez acogedoras alcantarillas. Desde allí podrán atacar a otros jugadores para robarles sus quesos, almacenar los propios y defenderlos de los rivales, enviar a tus ratas a buscar comida a otras zonas o, quizás lo más importante, procrear. Al final de la partida ganará quien más ratas tenga. Pero cuidado, porque cuantas más tengas, más comida necesitarás para alimentarlas… o acabarán muriendo.

El juego, que por ahora es un prototipo pero ya huele a juego completo, utiliza un cúmulo de mecánicas muy bien entrelazadas para desarrollar los turnos. Los jugadores tendrán que colocar de manera secreta y simultánea a sus ratas tomando como referencia una carta que indica dónde pueden estar los menores y mayores riesgos a la hora de conseguir la comida; mediante una mecánica de forzar la suerte (el conocido sistema push your luck en inglés) podrán luego ir sacando los quesos de una bolsa opaca dependiendo de dónde hayan enviado a sus ratas, con la peculiaridad de que hay quesos que puntúan, otros que no, unos que dan doble valor y otros que envenenan, sacan las ratas de la partida o incluso las matan.

Todo muy bien hilado con un sistema de colores. Habrá que tener en cuenta, además, una carta de evento que modifica las acciones o efectos del turno en cuestión. Y siempre sin perder de vista a los rivales, porque nunca sabes cuántas ratas pueden enviar a tu redil para atacarte. Y todo ello a la vez. ¿A que apetece jugar? Pues eso es lo que sucede sobre la mesa, que te lo pasas tan bien y te ríes tanto que terminas una partida y ya te apetece empezar otra… aunque pierdas.

0 Comment

Send a Comment

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR